Seguramente muchos hayáis oído hablar ya sobre este tipo de tecnologías y tengáis alguna referencia de sus usos y aplicaciones, ¿pero realmente sabemos hasta qué punto son importantes y cómo influyen en nuestras vidas?

Tanto el RFID como la visión artificial, son tecnologías muy maduras actualmente debido al desarrollo que han tenido los principios en los que se basan durante los últimos 50 años. En lo cotidiano podemos encontrarlas desde el control de acceso a parkings hasta el pago con tarjeta sin necesidad de poner en contacto ninguno de los elementos que entran en juego a la hora de realizar esta acción.

¿Realmente sabemos hasta qué punto son importantes y cómo influyen en nuestras vidas?

El gran potencial de ambas radica en su fiabilidad y versatilidad a la hora de ser implementadas en nuevos ámbitos de negocio, llegando a convertirse en elementos fundamentales a la hora de gestionar y controlar diversas actividades productivas.

 

El gran potencial de ambas radica en su fiabilidad y versatilidad a la hora de ser implementadas en nuevos ámbitos de negocio.

En el ámbito productivo y atendiendo al hecho de que actualmente vivimos una nueva revolución industrial, ambas demuestran ser grandes aliadas, cuando lo que prima es que el trabajo sea lo más eficiente y competitivo posible, pero para darnos cuenta de esto es conveniente explicar con más detalle algunos de sus usos.

VISIÓN ARTIFICIAL

La visión artificial demuestra ser una gran herramienta a la hora de controlar procesos industriales que están ligados a un reconocimiento visual del producto o de los elementos que intervienen en la producción del mismo, llegando a representar un punto de inflexión con respecto a otros métodos tradicionales en lo referente a costes de producción, calidad final del producto y control de la producción.

Los sistemas de visión artificial, están compuestos por varios elementos que interactúan entre sí para ofrecer el resultado final del procesamiento de las imágenes captadas, aunque sin dudas los elementos básicos de un sistema de visión artificial son las cámaras y el software que recibe las imágenes captadas por las cámaras.

La visión artificial supone un punto de inflexión con respecto a otros métodos tradicionales en lo referente a costes de producción, calidad final del producto y control de la producción.

Con respecto al software, se diseña un software que sea capaz de captar, procesar y entregar la información necesaria para el usuario o los procesos que se sirven del sistema de visión artificial.

Si hacemos referencia al elemento cámara del sistema de visión artificial, su función es la de capturar la imagen proyectada en el sensor u ópticas para poder transferirla a un sistema electrónico. Estas cámaras requieren una serie de características, como por ejemplo, el control del disparo de la cámara para capturar la imagen de los elementos que se desean controlar en el momento exacto.

Las cámaras de visión artificial son más sofisticadas que las cámaras convencionales, con lo que se consigue un control efectivo sobre los tiempos, señales, velocidad de obturación…

Hoy en día, podemos encontrar una amplia gama de modelos cuya tecnología se adecua a los estándares actuales. La mayoría de las cámaras más utilizadas en estos sistemas, cumplen con el estándar Gige Vision, USB2, USB3, Cameralink, Cameralink Hs, Coaxpress y Firewire. Actualmente muchos fabricantes, se inclinan por el uso de la tecnología USB3 ya que ofrece grandes prestaciones con respecto a otras tecnologías usadas en el proceso constructivo de las cámaras.

Algunos de los procesos industriales donde podemos encontrar sistemas de visión artificial son la calibración de productos hortofrutícolas, el control de procesos químicos, la inspección de piezas o el control de accesos a instalaciones.

Podemos encontrar sistemas de visión artificial en la calibración de productos hortofrutícolas, en el control de procesos químicos, en la inspección de piezas o en el control de accesos a instalaciones.

RFID

La tecnología RFID se basa en la adquisición de información identificativa mediante la excitación de un circuito encapsulado en un material llamado Tag, mediante un dispositivo capaz de emitir una onda de radiofrecuencia. Cuando el dispositivo excita el Tag, éste emite la información que contiene y el dispositivo la recibe, haciendo posible que el software que controla el dispositivo traduzca esta información a un dato más manejable por los usuarios o sistemas asociados. Esto permite que se transmitan datos sin necesidad de contacto físico entre los elemento que intervienen en el sistema, por lo que se evitan daños en estos y se consigue aumentar enormemente su durabilidad.

La tecnología RFID se basa en la adquisición de información identificativa mediante la excitación de un circuito encapsulado en un material llamado Tag, mediante un dispositivo capaz de emitir una onda de radiofrecuencia.

Normalmente los dispositivos transductores y los Tags, se clasifican por la frecuencia que emplean para la transferencia de datos. Las más comunes son 125 Khz, 13,56 Mhz y UHF cuya frecuencia está en torno a los 900 Mhz.

Tanto el RFID a 125 Khz como el de 13,56 Mhz se suelen emplear en la industria para la identificación del personal que trabaja en las instalaciones. Este personal posee unas tarjetas RFID que utilizan para identificarse, fichar, acceder a zonas restringidas…y el empresario puede llevar la trazabilidad del personal en sus instalaciones, con lo que se consigue tener un control efectivo de los RR.HH. en la empresa.

La tecnología UHF, normalmente, se emplea para el mismo fin que las dos anteriores pero los elementos a controlar pueden ser muy diversos, desde lotes discretos de productos hasta los vehículos que tienen acceso a las instalaciones.

El RFID da la posibilidad a los empresarios y consumidores, de tener un control muy minucioso de todo lo que ocurre en los procesos de producción, transporte y venta de los productos, permitiendo por ejemplo, que se sepa cuando se reciben los materiales empleados en la producción y quién los facilitó, que producción se tiene en cada momento, cuándo se fabricó el producto, cuánto tiempo tardan en llegar los productos a su destino de venta… que solo está limitado por el ingenio empleado a la hora de implementar esta tecnología en los sistemas de control empleados en industria.

IndustriaLIIP es la unidad de consultoría tecnológica y de proyectos de implantación especializada en el sector industrial y de fabricación que surge a partir de la gran demanda de este tipo de tecnologías por parte del actual tejido empresarial.

El laboratorio de experimentación y de proyectos de LIIP en los campos relacionados con la instrumentación y captación de datos, las Interfaces Humano-Máquina y la automatización de procesos industriales.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *